Las ONG's, un motor imprescindible durante la crisis del COVID-19

La situación pandémica que vivimos ha supuesto un antes y un después en nuestras vidas. Son muchas las conclusiones a las que se ha llegado tras estudiar todas las vertientes de la sociedad que se han visto afectadas por el COVID -19.

La alerta sanitaria no solo ha tenido como protagonista a la salud, sino que han sido muchos los daños colaterales que esta pandemia ha traído consigo.

Cáritas publicó el pasado mes de marzo un informe que arroja datos reveladores sobre cómo se ha visto afectada gran parte de la sociedad. El análisis recoge que más de medio millón de personas han pedido ayuda por primera vez a ONG's como consecuencia de la pandemia. De hecho, los primeros meses, la demanda de ayuda en Cáritas aumentó en un 57 por ciento, llegando a triplicarse esta cifra en muchas de sus sedes.

Por su parte, los informes de Cruz Roja han puesto el foco en un problema que parece estar aumentando como consecuencia de la pandemia: la pobreza infantil. Más de la mitad de las nuevas personas que acudieron a Cruz Roja pertenecen a un núcleo familiar con al menos un menor de 16 años.

Tras esta situación en la que podemos ver como se resiente el nivel económico de parte de la sociedad, hay que destacar el papel de las ONG'S. Desde el inicio del confinamiento se han volcado por tratar de paliar los efectos de un momento histórico complicado.

Cuando los servicios sociales estaban desbordados, las entidades sin ánimo de lucro movilizaron todos sus recursos apoyando a aquellos que más lo necesitaban, demostrando una vez más que son una pieza clave en nuestra sociedad.

Las ONG'S también sufren las consecuencias de la pandemia

Como hemos mencionado al principio, han sido muchos los sectores sociales afectados por la pandemia y las ONG's también se incluyen aquí, según el último informe publicado por Deloitte.

El estudio señala que un 70% de las entidades sin ánimo de lucro retrasan a 2022 la recuperación de su actividad para llegar a niveles similares a los de antes de la pandemia. Por otro lado, las donaciones se han visto reducidas considerablemente por lo que todo apunta a que esperan cerrar el año con una situación económica deteriorada.


Entre las más afectadas se encuentran las ONG's dedicadas a ámbitos como la diversidad funcional, el medio ambiente y la salud. La presencialidad en los proyectos dedicados a este tipos de acciones sociales es vital, por lo que muchas de ellos no han podido tener lugar como consecuencia de las restricciones derivadas de la situación sanitaria.


“A las organizaciones les preocupa que la COVID-19 se lleve todos los recursos, olvidando el trabajo que habitualmente hacen y que resulta ahora más necesario que nunca. Las de cooperación recuerdan que la crisis es global y atienden a millones de personas en países con menos recursos. Ninguna quiere abandonar su misión y piden colaboración pública y privada para poder atender a las personas beneficiarias”, concluye Urrecha



14 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo